La crisis venezolana y el ataque a Siria, los temas que dominaron la Cumbre de las Américas

Aunque el presidente Nicolás Maduro no fue invitado ni la crisis humanitaria en su país estaba en la agenda, fueron uno de los protagonistas de la cumbre regional realizada en Lima. A pesar de la ausencia de Donald Trump, el ataque de EEUU a Siria también sobresalió entre los discursos de los mandatarios y participantes, quienes rechazaron unánimemente el uso de las armas químicas y pidieron que no escale la confrontación.

 

LIMA, Perú.– Sin estar presente, el presidente venezolano Nicolás Maduro fue uno de los protagonistas de la Cumbre de las Américas, que culminó este sábado en Lima. Su nombre probablemente fue el más mentado por los presidentes y autoridades que participaron de la cumbre, unos para criticarlo y otros pocos para defenderlo.

Lo cierto es que gran parte de los países asistentes expresaron, en diferentes tonos, su preocupación por la situación que atraviesa el país sudamericano y expresaron la necesidad de ayudar a los venezolanos que han tenido que migrar.

La crisis de Venezuela no estaba en agenda. De hecho, el Compromiso de Lima, documento final de la Cumbre, ni siquiera mencionó el tema, más bien puso hincapié en los acuerdos alcanzados por las delegaciones de más de 30 países para fortalecer la gobernabilidad democrática, la transparencia y acceso a la información, prevenir la corrupción en obras públicas y combatir el cohecho.

Pero los presidentes aprovecharon sus intervenciones en el plenario de la Cumbre para pedir, en algunos casos, que se desconozcan los resultados de las elecciones que adelantó Maduro, a quien varios calificaron de dictador.

El presidente chileno, Sebastián Piñera, afirmó que no hay democracia en Venezuela y pidió a Maduro que reconozca que está provocando una crisis humanitaria. «Ningún país debería reconocer esas elecciones», pidió. Esa opinión la respaldó el presidente argentino, Mauricio Macri.

Justin Trudeau, primer ministro de Canadá, sostuvo que lo que pasa en Venezuela es «inaceptable» y que es necesario devolver la democracia al país.

Por su parte, el mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, aseguró que su gobierno será «implacable» con el régimen «opresor» de Maduro «que tanto daño nos está haciendo no solo a Colombia sino a toda la región». Pidió también desconocer los resultados de las próximas elecciones convocadas por el gobierno e instó a Maduro a aceptar ayuda humanitaria ante una crisis que, consideró, se está agravando cada día más.

Los presidentes de México, Enrique Peña Nieto, y de Panamá, Juan Carlos Varela, fueron menos enérgicos que sus pares anteriores, pero abogaron por una salida pacífica para la situación en Venezuela.